miércoles, 22 de agosto de 2007

OBTENCION DE ANTICUERPOS MONOCLONALES

Los Anticuerpos Monoclonales son sustancias producidas en laboratorios, que reconocen y se unen a células blancos específicas (tal como una proteína) existentes en la superficie de una célula cancerígena.
Cada
anticuerpo monoclonal, sólo reconoce una proteína ó antígeno, como objetivo y blanco, Pueden utilizarse solos, ó en combinación con quimioterapia ó como portadoras de sustancias tales como toxinas ó radiación.
Después de unirse a un sitio target, el anticuerpo monoclonal puede destruir las células tumorales ó estimular al sistema inmunológico a atacar el target y puede inclusive sensibilizar una célula oncológica a la quimioterapia. Esta acción, suele ocurrir tanto sí el anticuerpo es humanizado ó quimérico.
Un anticuerpo murino deriva únicamente de proteínas de ratón y por lo
tanto puede ser recibida como un cuerpo extraño pudiendo ser rechazado
Un anticuerpo quimérico se refiere a que lo componen anticuerpos tanto humanos como murinos , generalmente en una proporción 70/30 por ciento, en donde los componentes murinos son los responsables para permitir la unión al antígeno y los componentes humanos están involucrados en inducir el efecto terapéutico.
Humanizado significa que el Anticuerpo Monoclonal, contiene un 90 por ciento de material humano.

Los anticuerpos contra proteínas en estudio se producen generalmente inyectando conejos varias veces con la proteína purificada. El anti-suero que se obtiene contiene una mezcla heterogénea de anticuerpos, cada uno producido por un clon de células secretoras de anticuerpos (linfocitos B). Estos anticuerpos reconocen varios sitios antigénicos (epítopos) en la molécula de interés, pero también pueden reconocer las impurezas presentes en la preparación de la proteína que se inyectó. Este problema muchas veces entorpece los ensayos por un efecto de trasfondo que no es deseado en los experimentos. En 1976 se solucionó el problema de la heterogeneidad al desarrollarse una técnica que ha revolucionado el uso de anticuerpos como herramientas en biología celular y abrió nuevas posibilidades de uso en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades. El principio del procedimiento es propagar un clon de células productoras de anticuerpos de manera que se pueda obtener un anticuerpo homogéneo en grandes cantidades. El problema práctico es que los linfocitos B sólo viven un tiempo limitado en cultivo. Para solucionar el problema se logró fusionar linfocitos B productores de anticuerpos con células inmortales derivadas de un tumor de células B y luego seleccionar las células híbridas que tienen la doble capacidad de producir un anticuerpo específico contra una molécula de interés y crecer indefinidamente en cultivo. Estos llamados hibridomas se propagan como clones individuales, cada uno de los cuales provee una fuente permanente y estable de un sólo tipo de anticuerpo (monoclonal). Este anticuerpo reconocerá sólo un epítopo en la superficie de una proteína. Además de solucionar los problemas de la heterogeneidad, otra gran utilidad de los anticuerpos monoclonales es que se pueden obtener incluso utilizando preparaciones muy impuras de la proteína de interés. El procedimiento de selección posterior permite aislar los clones que están produciendo anticuerpos contra la proteína en estudio e incluso utilizar estos anticuerpos en su aislamiento.

ESQUEMA DE OBTENCION DE ANTICUERPO MONOCLONAL
Haz click en la imagen para agrandar